Comparecemos y denunciamos ante el Comité Contra la Tortura de la ONU

Javier Larrondo ha comparecido hoy en el 73er período de sesiones del Comité Contra la Tortura de la ONU en Ginebra

El presidente de Prisoners Defenders ha podido detallar la denuncia que Prisoners Defenders realizó el pasado 28 de marzo, que demuestra la tortura infligida contra los prisioneros políticos en Cuba.

Compartimos las dos intervenciones , realizadas el 19 y 20 de abril:

Intervención (martes, 19 de abril)

«A raíz de las protestas masivas del 11 de julio, Cuba ha exhibido los índices de represión más altos registrados en décadas con más de 5.000 detenciones arbitrarias y más de 1.200 prisioneros políticos procesados, la mayoría de ellos en prisión actualmente, así como centenares de reportes de torturas espontáneas en las redes sociales y medios de prensa. Activistas, opositores y, sobre todo, civiles manifestantes no activos políticamente han sido procesados por ejercer la libertad de expresión pacíficamente.

Nuestro estudio sobre la tortura se basa en una metodología propia que hemos implementado ya en numerosas ocasiones y que ha sido adoptada en más de 200 procedimientos en los últimos dos años y medio por los mecanismos de Naciones Unidas, desde la creación de Prisoners Defenders. En los últimos 2 años y medio, los resultados de esta metodología han sido los siguientes. El Grupo de Trabajo para la Detención Arbitrarias ha adoptado un total de 15 detenciones y procesos judiciales arbitrarios presos políticos presentados por Prisoners Defenders. En otras denuncias por Procedimiento Especial, Naciones Unidas y sus relatorías de libertad de expresión, asociación, defensores de derechos humanos, esclavitud, trata de personas y otras, han adoptado comunicaciones de Prisoners Defenders como las Expatriaciones Forzosas, en 2019 o la esclavitud laboral ejercida por el estado en el extranjero sobre más de 50.000 profesionales. Igualmente, el Comité para la Desaparición Forzada de las Naciones Unidas ha adoptado 192 acciones urgentes de desaparición forzada.

En el presente informe, gracias al contacto directo con cientos de familias afectadas por el 11 de julio y las propias víctimas, solicitamos a éstas la cumplimentación de un formulario de declaración para evaluar el estado de malos tratos y torturas que las víctimas sufrían en prisión o mientras estaban detenidos. Ni el formulario ni la invitación de cumplimentarlo disponían de información sobre la temática, por lo que las respuestas fueron espontáneas y sin segmentación previa. Las respuestas del formulario se realizaron a través de un sistema en el que no es posible ver las siguientes preguntas previamente a la cumplimentación de la anterior. Era, por tanto, un test ciego, aleatorio y espontáneo sobre más de 300 familias. 97 allegados respondieron en fecha, describiendo las torturas y malos tratos sobre 87 detenidos y presos de conciencia de entre los más de 1.200 presentes en 12 meses. Ampliamos el estudio con otros 14 casos adicionales mediante investigación dedicada.

Se dividieron las tipologías de tortura y malos tratos en las siguientes:

  • Privación de la atención médica a presos políticos
  • Trabajo y tareas forzadas no propias de su condición de procesados penales
  • Patrones posturales altamente incómodos, dañinos, degradantes y prolongados
  • Confinamientos de castigo en solitario
  • Uso de la temperatura como mecanismo de tortura
  • Agresiones físicas
  • Conducción de forma anormal a localizaciones desconocidas para reos y familiares
  • Desorientación intencionada
  • Privación de líquidos y/o alimentos
  • Privación del sueño intencional
  • Privación de comunicación con familia, defensa y allegados
  • Amenazas para ellos, su integridad, su seguridad y la de sus seres queridos
  • Despliegue o exhibición amenazante de armas o elementos de tortura
  • Sometimiento intencionado a angustia, pesar o incertidumbre por la situación de un familiar
  • Humillación, degradación y maltrato verbal

Los resultados nos sorprendieron incluso a los que conocemos estas situaciones en Cuba:

El 100% declaraban haber sufrido uno o más tipos de tortura y malos tratos.

El 77% describían casuísticas con 5 tipologías o más de tortura.

El 23% declaraba sufrir 10 o más tipos de las tipologías mencionadas.

Los dos casos con mayor número de tipología fueron un menor, Jonathan Torres Farrat, a quién con 17 años están literalmente destruyendo en prisión, y un joven de 26 años, Iván Hernández Troya. El caso más preocupante, no obstante, es el líder prodemocrático, pacífico y humanista José Daniel Ferrer, a quien someten en una celda de castigo desde el 11 de julio a ataques sónicos constantes de baja intensidad que le están destrozando su sistema nervioso, e incluso recientemente tenía síntomas compatibles con la intoxicación química por alimentos, por lo que le hemos indicado que detenga toda ingesta de alimentos de prisión y sólo ingiera alimentos traídos por sus familiares y entregados en mano. Desde hace 3 días está realizando esto, y las afectaciones químicas están remitiendo, persistiendo sin embargo las secuelas por los ataques sónicos y el confinamiento en celda de castigo solitaria. Podemos concluir que su situación puede describirse como que actualmente se está matando lentamente en la cárcel.

Dado que estudio fue aleatorio, espontáneo y ciego, y que la muestra es muy relevante respecto del total, podemos concluir que la muestra es homogénea y válida estadísticamente, y que el informe demuestra científicamente que TODOS los presos políticos en Cuba, el 100%, están sometidos a torturas.

Quedamos a disposición del Comité para colaborar en el estudio de cada caso, de cada detalle, para que la verdad sea expuesta y el Estado Parte tenga a bien, gracias a las conclusiones del Comité, aminorar o detener las torturas a las que somete a todos los presos políticos. En el informe no hay consideraciones políticas sobre un sistema o modo de percibir la política. En Prisoners Defenders respetamos toda ideología, toda concepción política conceptual, pero la defensa de las ideologías debe ser pacífica, entre otros atributos, y es nuestro deber proteger a las personas que sufren torturas por su forma de pensar, pues la ideología no puede servir como excusa para ejercitar sobre las personas el peor de los infiernos que puede sufrir un ser humano, la tortura.

Ofrecemos nuestra mayor colaboración respetuosa con el Comité para que se exponga la verdad sobre estas situaciones.


Intervención (miércoles, 20 de abril)

Desde las protestas masivas del 11 de julio, Cuba ha exhibido los índices de represión más altos registrados en décadas, con más de 5.000 detenciones arbitrarias y más de 1.200 prisioneros políticos procesados.

Nuestro informe sobre la tortura en Cuba entregado al Comité analiza las torturas y malos tratos infligidos sobre 101 casos actuales de presos de conciencia, de fuentes de primera mano, sobre 15 tipologías de maltrato y torturas.

Los resultados son abrumadores:

  • El 100% sufren uno o más tipologías de tortura y malos tratos.
  • El 77% sufren 5 o más tipologías.
  • El 23% sufre 10 o más tipologías.

Los dos casos con mayor número de tipologías de tortura son el de un niño menor de edad, Jonathan Torres Farrat, a quién están literalmente destruyendo en prisión, y el del líder prodemocrático, pacífico, social y humanista, José Daniel Ferrer. Este Martin Luther King de Cuba sufre un lento pero infalible presunto asesinato. Basta escuchar sus llamadas desde prisión, adjuntas en la denuncia.

El estudio fue aleatorio, espontáneo y ciego, sobre muestra homogénea. El informe demuestra, por tanto, que TODOS, los más de mil presos de conciencia en Cuba, están sometidos a torturas.

La historia tiene una cámara que a veces enfoca a personas en la humanidad que pueden cambiar el futuro de muchas otras. Los seres humanos pensamos -seguro que muchos hemos pensado esto en algún momento- que sólo los grandes dirigentes cambian el devenir del ser humano. No es así. Somos cada uno de los seres humanos, cuando llega nuestro momento -cuando la cámara de la historia pone su foco en nosotros-, quienes podemos cambiar el curso de la historia.

La cámara de la historia enfoca esperanzada a los miembros del Comité, que pueden, con sus palabras, cambiar el devenir del sufrimiento de más de mil presos de conciencia en Cuba.

Nos ponemos a su disposición para aclarar cuanto deseen de nuestra denuncia. Cientos de familias que sufren tienen esperanza en su trabajo. No se trata de castigar ideologías ni sistemas, sino procesos crueles usados para defenderlas, y que son incompatibles con el ser humano.

Agradecemos al Comité su disposición, su trabajo, y su labor para llegar al fondo de la verdad y cambiar el curso del sufrimiento de cientos de personas torturadas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba