Represión militar: Cuba sigue condenando a decenas de nuevos presos políticos cada mes

1026 Prisioneros políticos en Cuba

Con 36 nuevos presos políticos en septiembre, ya son 1.026 los prisioneros políticos hoy en Cuba, y 1.261 en los últimos 12 meses

Tras la nueva ola de protestas en las últimos meses, la dictadura cubana ha activado un amplio despliegue de policías y militares, algunos en ropa de civil, pero con botas de campaña que desvelaban su pertenencia militar, para reprimir a los manifestantes con una violencia brutal, lo que está incrementando la lista de presos políticos en Cuba.  Decenas están detenidos y serán procesados mediante el Procedimiento Penal Sumario por Atestado Directo (ES / EN / FR).

Este procedimiento es un proceso policial, no judicial propiamente dicho. En éste, el policía concierta la vista con el juez en menos de 96 horas, y el acusado acude en la gran mayoría de los casos sin abogado (no es necesario por definición) y, si acude, éste no tendrá acceso a la acusación hasta unos minutos antes de la vista, sin conocer la causa de la acusación y sin posibilidad legal procesal de presentar pruebas de contradicción, en un proceso donde ni el fiscal acude muchas veces, porque no es necesario, y donde el juez actúa de fiscal y juzgador al mismo tiempo. Las sentencias son orales, inmediatas y no se redacta acta de sentencia ni se reflejan los argumentos penales condenatorios, lo que hace imposible toda futura defensa. Usualmente se condenan sin que los familiares conozcan del juicio, a puerta cerrada. Se debe apelar, a pesar de no haber acta de sentencia ni argumental de condena, en un máximo de sólo 3 días y usualmente los familiares conocen el resultado del juicio pasado ese tiempo, cuando todo es firme. Todo un teatro macabro fuera de toda legalidad internacional y lógica jurídica. En Cuba, los juicios sumarios se aplican en más del 50% de los casos penales de los tribunales municipales, que es donde se centra más del 80% de la actividad penal de la isla.

Además, todos ellos serán juzgados fundamentalmente por los delitos de Desórdenes públicos, Desacato y Resistencia, tres de los delitos del Código Penal de Cuba calificados hasta la saciedad por Naciones Unidas como inválidos en el marco de la legislación penal internacional (Opiniones de Cuba 41/2021 WGAD, 4/2020 WGAD, 63/2021 WGAD, 63/2019 WGAD y 65/2020 WGAD).

Prisioneros políticos verificados en Cuba

Desde el 1 de octubre de 2021 hasta el 30 de septiembre de 2022 han sufrido prisión política en Cuba un total de 1.261 prisioneros políticos. Todos ellos son torturados, como demostró el estudio pormenorizado de 101 casos aleatorios denunciado por Prisoners Defenders ante el Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas (CAT) y los reproches públicos del CAT tras las denuncias de la sociedad civil, que se materializaron en su informe posterior de mayo sobre la situación de la tortura en Cuba. El informe del Comité de los Derechos del Niño, este pasado junio, también confirmó que numerosísimos niños y niñas han sido detenidos y condenados a durísimas penas por ejercer su libertad de manifestación y “asociación”. En la actualidad siguen condenados muchos niños, como veremos.

Con cierre de datos a fecha 30 de septiembre de 2022, la lista de prisioneros políticos de Cuba contiene un total de 1.026 prisioneros políticos y de conciencia sufriendo condenas judiciales o disposiciones de limitación de libertad por parte de las fiscalías sin supervisión judicial alguna, en flagrante violación de la ley internacional y el debido proceso.

Reflejamos estos 1.026 prisioneros políticos verificados, como cada mes, en la lista de Prisoners Defenders de Cuba, que hacemos pública y distribuimos en todos los ámbitos políticos, diplomáticos y de defensa de los derechos humanos. Con 442 prisioneros políticos se inició el mes de octubre del año pasado. Desde entonces hasta el 30 de septiembre de 2022, otros 819 presos políticos nuevos más se han sumado a los 442 primeros, arrojando un total de 1.261 prisioneros políticos durante estos 12 meses, a pesar de que han salido de prisión un total de 234 presos políticos en este mismo período, la inmensa mayoría por cumplimiento de condena y bajo fuertísimas amenazas.

Han entrado este mes de septiembre en nuestra lista 36 casos de presos políticos nuevos. Este 30 de septiembre, las protestas se han cobrado más de 20 presos políticos, sin contar los cientos de personas que han sido detenidas violentamente también en el mes de septiembre, maltratadas y torturadas, y posteriormente liberadas.

Han sido 26 presos políticos los que han salido de nuestra lista este mes, la inmensa mayoría tras el cumplimiento íntegro de la sanción impuesta.

Prisoners Defenders ha podido verificar una lista de 1.026 prisioneros políticos a 30/09/2022 (VER).

De los 1.026 prisioneros políticos:

  • 29 niños y 5 niñas, 34 menores, aún cumplen sentencia (24 de ellos) o están siendo procesados penalmente (10 de ellos). Hay que tener en cuenta que esta elevada cifra, sin embargo, no contempla otros muchos niños que ya han salido de la lista por haber cumplido íntegramente sus condenas. Volvemos a poner énfasis en el caso de Jennifer Medina Ávalos, con 15 años de edad, de Cruces, Cienfuegos, mientras participaba en una manifestación, que estuvo primero en una prisión de máxima seguridad y ahora se encuentra en una prisión para menores, centros de carácter totalmente penitenciario que eufemísticamente se denominan “Escuelas de Formación Integral”. En estos centros penitenciarios con celdas se confinan, como ya denunció el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas este mismo 9 de junio de 2022 en su Informe de Conclusiones, 150 niños por debajo de los 16 años cada año en Cuba. El mismo Comité destacó también como son, además, en torno a 260 los niños de 16 y 17 años cada año en Cuba los que sufren privación de libertad en prisiones convencionales.
  • 16 de los menores están siendo procesados o han sido ya condenados por “Sedición”. La pena media de estos menores condenados por sedición es de 5 años de privación de libertad, un castigo en promedio superior al que sufrían, antes del #11J, los adultos en prisión política.
  • De nuestra lista, 181 manifestantes han sido acusados de sedición y al menos 171 han sido sentenciados a un promedio de 10 años y dos meses de privación de libertad cada uno.
  • 739 prisioneros de conciencia han sido sentenciados con penas de hasta 30 años.
  • En la lista de Otros Presos Políticos, no obstante, 17 cargan con la pena de 30 años de prisión o Cadena Perpetua.
  • Al menos 117 mujeres (incluyendo las de género trans) siguen aún con autos y condenas políticas y de conciencia.

766 Convictos de Conciencia, 231 Condenados de Conciencia y 29 otros

Convictos de Conciencia y Condenados de Conciencia son aquellas personas cuya privación de libertad, los primeros, o limitación de libertad, los segundos, sea consecuencia de:

  1. La violación por motivos políticos, raciales, de género, ideológicos o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, del ejercicio de los derechos de libertad de conciencia, pensamiento, expresión, manifestación, reunión y/o asociación u otros derechos humanos fundamentales.
  2. La violación por motivos políticos, raciales, de género, ideológicos o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, de los principios de presunción de inocencia y/o debido proceso o como consecuencia de una investigación prospectiva.
  3. La violación por motivos políticos, raciales, de género, ideológicos o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, del principio de neutralidad, imparcialidad y/o derecho a la defensa.

En otro grupo más complejo de catalogar, Otros Presos Políticos, incluimos casos en privación completa de la libertad, pero no catalogables como Convictos de Conciencia por acciones penalmente reprochables, si bien en su causal de origen está la represión de derechos fundamentales, y no la infracción o delito per-sé, y cuyos desproporcionados procesos y penas han sido ejecutados mediante una violación grave a sus derechos de defensa y debido proceso, causado todo ello por motivos políticos y/o ideológicos.

Por ello, los 1.026 prisioneros políticos verificados por su ejercicio de la defensa de sus derechos fundamentales se dividen en Convictos de Conciencia, Condenados de Conciencia y Otros Presos Políticos, que pueden ser examinados en nuestra lista de prisioneros políticos.

La clasificación actual de éstos es la siguiente:

  • 766 Convictos de Conciencia
  • 231 Condenados de Conciencia
  • 29 casos de Otros Presos Políticos

La lista completa puede obtenerse en este enlace:

El caso de Yunior Barbán: un juez le absuelve, y el régimen le mantiene preso

El caso de Yunior Barbán Martínez, detenido en violación de todo el debido proceso y sus derechos por ser considerado “contrarrevolucionario”, es lo más insólito que han vivido nuestros juristas en Cuba.

Ante el atropello de su detención política, Prisoners Defenders elaboró y presentó un escrito de Habeas Corpus. Jamás hemos conocido en Cuba de un tribunal cubano que otorgue sentencia a favor de un Habeas Corpus ante una detención por motivos políticos. Esta vez fue la primera que hemos conocido jamás. Lo máximo que hacen, también contadísimas excepciones inferiores al 1%, es realizar una vista oral cosmética para ratificar la detención y hacer un poco de teatro.

En este caso, el tribunal compuesto por Ángel Leyva García, Jennifer Cintao Pérez y Oscar Eugenio Paredes Suárez no sólo decretó su libertad inmediata por habérsele violado sus derechos. Además, recalcó en el auto de sentencia que contra dicha resolución no cabía recurso.

La Seguridad del Estado, violando la resolución judicial cubana, ha mantenido a Yunior Barbán preso hasta el día de hoy.

El pasado 25 de septiembre, Prisoners Defenders presentó un escrito de denuncia ante el Tribunal Provincial para que la orden judicial se ejecute y para que se sancione a los oficiales implicados en el desacato a la decisión firme del tribunal. No tenemos confianza alguna en que la decisión de un juez se respete en Cuba.

El caso de Yunior Barbán aporta otra prueba documental más que confirma que la Seguridad del Estado no sólo viola la Constitución y todas las leyes y usualmente ordena a los tribunales aquello que deben sentenciar en casos políticos (el 100% de las ocasiones), sino que, si un tribunal no acata los mandatos de la Seguridad del Estado, ésta se sitúa por encima del poder judicial y de cualquier sentencia, con impunidad y sin consecuencia alguna.

EXHORTAMOS AL GOBIERNO CUBANO A RESPETAR LA DECISIÓN DEL TRIBUNAL Y PONER EN LIBERTAD DE FORMA INMEDIATA A YUNIOR BARBÁN MARTÍNEZ.

La Pre-Delictiva: reconocemos en Cuba más de 12.000 prisioneros políticos

Reconocemos en Prisoners Defenders, durante el mes de septiembre de 2022, 1.026 prisioneros políticos (ver lista) relacionados con un activismo o expresión pública evidente de oposición a las políticas gubernamentales o de defensa de los derechos fundamentales del ser humano.

Pero además reconocemos otros más de 11.000 civiles, jóvenes -negros en su inmensa mayoría- no pertenecientes a organizaciones opositoras, con penas medias de 2 años y 10 meses, que sufren condenas “pre-delictivas, es decir, sin delito alguno cometido ni en grado de tentativa. El Código Penal vigente hasta la fecha, y que les condenó, contemplaba que eran personas con tendencia a poder cometer delitos en el futuro “por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista (Art. 72 de Código Penal vigente hasta ahora). Así, se les impusieron penas de 1 a 4 años de prisión sin delito: ni investigado, ni sucedido, ni cometido, ni tentativo. Cada año se condena a prisión a una media de 3.850 personas por esta causa.

El nuevo Código Penal continúa con las medidas predelictivas, como veremos a continuación.

Continúa la Peligrosidad Social Predelictiva en el nuevo Código Penal de Cuba

En el nuevo código penal se mantiene intacta la capacidad de condenas pre-delictivas, o sin delito. Así, el artículo 434.1. del nuevo Código Penal indica que “La autoridad competente del Ministerio del Interior, puede advertir oficialmente a quien de forma reiterada realice acciones que la hagan proclive a delinquir o a quebrantar el orden social y constitucional”. Esta advertencia se convierte inmediatamente en una condena penal gracias a los nuevos artículos introducidos para ello, como el artículo 189.3., que dispone hasta 1 año de prisión por no atender dichas advertencias, fijadas por el art. 434.1., de ser “proclive a delinquir o a quebrantar el orden social y constitucional”.

Lógicamente, estas penas se aplican, desde la adolescencia, a todos aquellos que osen mostrar desafecto por las políticas gubernamentales. También se emplean para satisfacer actos represivos personales y abusos de poder de tipo local, ideológico o político. Todos estos casos, gracias al nuevo Código Penal, se dirimen de forma sumaria mediante Atestado Directo (ES / EN / FR), un proceso policial sin posible defensa, como hemos explicado en el primer apartado.

El mero informe de las autoridades policiales indicando una “conducta inadecuada” permite, sin delito alguno, encarcelar de forma sumaria año tras año por decisiones inmediatas y sin posible defensa a más de 3.850 personas condenadas cada año por esta sola causa en el país, para sumar una cifra estacionaria de 11 mil personas condenadas por su hipotética peligrosidad predelictiva antisocial en Cuba actualmente.

Aumenta el uso de la violencia estatal para reprimir las demandas del pueblo

El régimen cubano se ha hecho adicto en tan sólo dos años al uso de una de las pocas palancas de poder que había administrado cual cirujano durante años contra la diferencia de opinión: la violencia militar. Siempre fue el sostén más firme de la dictadura, pero siempre tuvo a mano otras tres palancas de poder a pleno rendimiento que le permitían mostrar una falsa cara amable mientras usaba la violencia de Estado de forma discriminada. El uso del poder militar en auge surge cuando las otras tres palancas de poder están colapsando: la falsa pero creada “superioridad ideológica” (interna y externa), las relaciones internacionales y los ingresos ilegales de divisas.

Durante decenios, la manida pero efectiva falsa “superioridad ideológica ha sido una palanca de poder, la más relevante, que ha permitido que desinformados artistas, intelectuales, políticos y diplomáticos blanquearan la dictadura. Un ejemplo lo tuvimos en el Ex Embajador de la UE en Cuba, Alberto Navarro, que llegó a decir que “¡Cuba no es una dictadura, claro que no!. O Federica Moguerini, con su célebre oxímoron de que Cuba era una democracia de partido único. Ahora se ven lejanas estas barbaridades argumentales, pero aquellas frases de hace apenas unos pocos años daban aliento a la más cruel y despiadada, sistemática y científica represión humana, subyacente en toda la isla de Cuba, y a sus autores se les puede achacar una implícita culpabilidad derivada de su negligencia política y su falta de solidaridad humana. Desde políticos latinoamericanos hasta intelectuales y políticos europeos, son muchos los que han hecho valer que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, por un deseo infantil de personas afectadas emocionalmente que creen que el mundo sólo tiene un enemigo, la derecha o la izquierda, y por supuesto para los mencionados era “el imperio”. Esas voces en todo el globo han provocado que durante 63 años el pueblo cubano pague con su dolor la lucha burgués-ideológica que aquellas imponían desde la comodidad de sus democracias, basada en un profundo rencor casi siempre de índole personal, puramente emocional y alejado de toda razón.

La otra palanca de poder de los Castro que empieza a mostrar importantes debilidades, la segunda en importancia es el soporte de las relaciones internacionales. Cuba acaba de perder sorpresivamente la elección de la Directora de la OPS Nadine Gasman, casada con el agente cubano Juan Felipe Molina Leza, el imputado judicialmente por trata de personas y esclavitud, y brazo derecho ejecutor de las misiones en esclavitud de Cuba en Latinoamérica. Fue Prisoners Defenders quien sacó a la luz estas relaciones entre Gasman, Medina y los planes de Cuba y México, y ha sido precisamente esa información, y no otra, la que ha hecho que América Latina en su conjunto no haya querido una OPS gobernada por Cuba. Era la elección más importante de Cuba en decenios en la región. Lo hizo todo para ganar los votos. Simplemente obtuvo el NO en su propia región. Se confirma, por tanto, que Cuba ya no tiene el crédito de hace tan sólo 4 años. Y el #11J ha terminado de fijar la caída de este activo sin remedio.

Las reivindicaciones de Cuba por la “solidaridad” son obviamente ya, para todo observador, la falsa imagen, trabajada y manipulada, de un régimen aterrador que ha hecho que un 25% de su pueblo, a pesar de tener prohibida la salida todos los profesionales bajos, medios y altos, huya de Cuba hacia el mundo entero, ha provocado lo mismo para Venezuela y Nicaragua, todo ello al tiempo que obtiene el mayor ingreso de su estado, 3 veces lo que factura por el turismo, mediante la esclavitud de decenas de miles de cubanos en el exterior (como sostiene Naciones Unidas, Human Rights Watch, Human Rights Foundation, el Parlamento Europeo en dos resoluciones y decenas de ONGs y organismos desde 2019). Ahora, además, se niega a condenar la guerra de Rusia contra Ucrania, estando al lado de Putin y reprimiendo con violencia a los cubanos en la isla que se manifiestan a favor de Ucrania. La falsedad de Cuba al defender la “soberanía de los pueblos” ha sido expuesta una vez más, y esta vez ha sido la gota que colma el vaso para la izquierda europea.

Cuba ha hecho una apuesta por la agresión, contra su pueblo y contra el de Ucrania, que no estaba ni está en condiciones de hacer, y tiene ahora la osadía, además, de pedir ayuda económica, pero se niegan a que la ayuda llegue al pueblo de forma directa. Así, a las familias de los presos políticos a las que se envía ayuda para sobrevivir están siendo acusadas de recibir dinero de potencias extranjeras y se están viendo forzadas a emigrar con amenazas de prisión del gobierno. El Código Penal recién aprobado en Cuba tiene muchos cambios, y todos destinados a la represión. En particular, gracias a un nuevo artículo incluido en este nuevo texto, cualquiera que reciba dinero del exterior puede sufrir una pena de cárcel de 10 años:

Quien, por sí o en representación de organizaciones no gubernamentales, instituciones de carácter internacional, formas asociativas o de cualquier persona natural o jurídica del país o de un Estado extranjero, apoye, fomente, financie, provea, reciba o tenga en su poder fondos, recursos materiales o financieros, con el propósito de sufragar actividades contra el Estado cubano y su orden constitucional, incurre en sanción de privación de libertad de cuatro a diez años.

Nuevo Código Penal de Cuba. Artículo 143

Obvia decir que ya es notorio desde el 11J, y en estos días, qué significan esas “actividades contra el Estado cubano y su orden constitucional”: pedir cambios.

Cuba ha dado un paso que le ha desnudado ante el mundo: están mucho más próximos a la muerte y la agresión que a cualquier atisbo de respeto de la legalidad internacional y los derechos humanos, y ya la izquierda, la verdadera -no ese fascismo rancio que circula entre los extremos más extremos de la izquierda y de la derecha-, da síntomas de haberse cansado de ser engañada durante años. Las relaciones internacionales de Cuba están es “stand-by”. No es una suposición: su suerte está ligada al genocidio de Ucrania en términos geopolíticos. Mientras, ni Rusia puede subvencionar su nulidad productiva, ni China cree en su fiabilidad como socio, ni tienen otra Unión Soviética o Venezuela de Chávez a las que parasitar. Cuba, en términos geopolíticos, vive una cuenta atrás donde el declive de Putin está llevando al desplome la influencia cubana en el mundo diplomático. El mismo régimen, Cuba, que apoya un genocidio mientras encarcela por causas políticas, violando el debido proceso, y tortura a sus ciudadanos (como indica Comité Contra la Tortura de las Naciones Unidas:ES / EN) o a sus niños (como la acusa el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas: ES / EN / FR) merece una respuesta humana contundente y ya hay quien desde la verdadera izquierda espera pacientemente para ajustar las cuentas a la toma de posición y a la finalmente desvelada realidad represiva del régimen de Cuba.

Otra de los anclajes de poder de Cuba son los ingresos ilegales. Cuba tiene 4 fuentes de ingresos ilegales conocidas fundamentales. El primer lugar están las misiones en esclavitud, esas hordas de profesionales cubanos (marineros alquilados en esclavitud para cruceros de lujo como MSC Cruceros y otras navieras, brigadas médicas, atletas, artistas, ingenieros o arquitectos, entre cientos de profesiones) llevados mediante coacción a trabajar al extranjero por el 10 al 20% del salario que pagan los países y empresas multinacionales por ellos, mientras les son retenidos el pasaporte y los títulos académicos para que no “escapen”, o “deserten”, con la amenaza real por Ley de que, si se dan de baja del puesto de trabajo, el Código Penal dispone de 3 a 8 años de prisión por lo que denominan oficial y diplomáticamente como “deserción de trabajadores civiles (art. 176 del Código Penal actual de Cuba, art. 135 en el anterior). La forma de aplicar esta Ley es que, en caso de estar en el exterior, si dejan el trabajo, las disposiciones migratorias nacionalizan todos los bienes personales del profesional, incluida la casa donde viva su familia, y les impiden a madres y padres durante 8 años el regreso a Cuba, dejando a sus hijos menores huérfanos durante al menos ese período, algo que ha denunciado (“…pongan fin a la separación familiar forzosa…”) la Resolución de Conclusiones del Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas  (ES / EN / FR).

Las remesas de dinero para la supervivencia de los familiares en la isla, de las que el gobierno ha retenido hasta más del 70% en comisiones y tasa de cambio, fueron la segunda fuente de ingresos, pero se han reducido a más de la mitad. La tercera vía de ingresos ilegales es el turismo y se produce mediante trabajadores cubanos en esclavitud por los que la empresa hotelera extranjera paga 1000 dólares, pero reciben sólo 40 (un 4%) porque el resto lo confisca la agencia de empleo estatal, en lo que supone la práctica de mano de obra esclava por el indiscriminado derecho de uso, derecho de disfrute y derecho de abuso de las personas, sin derechos sindicales ni laborales mínimos. Este ingreso del turismo también está bajo mínimos hace dos años. Cuba está a punto de vivir un colapso final ideológico, político y social, sumado al colapso económico ya presente. Todo ello devengará irremediablemente en la caída del régimen, algo muy ansiado por la gran mayoría de los cubanos. Sin embargo también se enfrenta a un período donde, si los organismos y naciones democráticas no toman partido enérgicamente, el pueblo sufrirá una represión militar que hará lamentar numerosas muertes, miles de detenidos, éxodo, presos políticos, torturas y violaciones escatológicamente extremas de los derechos humanos, como ya hemos visto que han ejecutado en Venezuela o Nicaragua, Ambos dos son terrenos de operaciones controlados por Cuba y sus tácticas represivas, donde no existió margen en la “superioridad ideológica” ni en las relaciones internacionales, y donde sólo las fuerzas armadas y su brutalidad permitieron mantener el poder. La diferencia con Venezuela o Nicaragua es que éstos dos basan su poder también en la corrupción, en el ánimo de lucro del funcionariado corrupto. En Cuba, la gran mayoría de los funcionarios y cuerpos del Estado son pobres, y han creído durante años las mentiras de “superioridad ideológica” que ahora ya no se creen más. Esta diferencia le da una oportunidad a libertad del pueblo Cuba, frente al de Venezuela o Nicaragua, a corto o medio plazo. Pero éste necesita, más que nunca, la ayuda solidaria de todos, y desde luego de aquellos que durante años estuvieron “confundidos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba