Comunicado de Prisoners Defenders a la Unión Europea

En la demanda pública por la libertad de D. José Daniel Ferrer (#FreeFerrer), líder de la oposición en Cuba detenido violentamente en su casa mediante un asalto, sin orden de registro ni detención presentada, y que permanece desaparecido desde hace más de 4 semanas sin que se haya realizado acusación formal ni se haya comunicado -a pesar del requerimientos formal de Habeas Corpus realizado y al que se ha hecho caso omiso-, y en un período en el cual, adicionalmente, hasta su pequeño bebé de 4 meses de vida, otros dos de sus hijos menores (14 y 16 años) y su mujer fueron detenidos en la vía pública y encerrados en celdas de detención sin asistencia de tipo alguno y sin acusación igualmente, durante larguísimas horas, el pasado viernes día 25 de octubre, valoramos el hecho de que las Naciones Unidas han dado un gran paso al denunciar los hechos, lo que viene a refrendar el paso que ya dieran la OEA, Amnistía Internacional, Civil Rights Defenders, Freedom House, los Estados Unidos de América y numerosas otras organizaciones y estados.

Sin embargo, llamamos la atención sobre la ausencia de un actor clave a nivel internacional, aún pendiente de pronunciarse respecto a esta barbarie: la Unión Europea. Como no puede ser de otra manera, la comunidad internacional espera y desea la reacción de la Comisión Europea y su Servicio de Acción Exterior, así como las diferentes delegaciones de los Estados Miembros de la Unión, y que ésta se haga manifiesta públicamente ante las atrocidades que se están viviendo en Cuba, de la que éste es sólo un pequeño episodio más, ya que,

CONSIDERANDO:

  • Como mínimo, tan sólo los artículos 1.5, 2c), 5 y 22 del ADPC con Cuba, y el mandato del Parlamento Europeo plasmado en la Resolución de 15 de noviembre de 2018, “sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, en la que se explicita, entre muchas otras acciones determinantes, que se insta “a los Estados miembros de la Unión, al SEAE y a su delegación en Cuba a que respeten firmemente sus principios y sus políticas fundamentales en relación con Cuba y adopten todas las medidas necesarias en favor de la puesta en libertad de las personas mencionadas más arriba [disidentes pacíficos, periodistas independientes, defensores de los derechos humanos y miembros de la oposición política en Cuba], a fin de garantizar el cese inmediato del acoso a los opositores políticos y a los defensores de los derechos humanos, y de asistir y proteger a estos últimos”;
  • Que resulta explícito y evidente que el abanico de opciones “necesarias” de dicho mandato está claramente condicionado por la “efectividad” sobre el objetivo marcado;
  • Que desde hace años, pero incluso más acusado en el último año, Prisoners Defenders, Amnistía Internacional y otras organizaciones que trabajan con información contrastada y avalada internacionalmente en materia de relatoría de derechos humanos, han constatado y hecho público, y así lo conoce de forma directa tanto la Comisión Europea como su Servicio de Acción Exterior y diferentes delegaciones de los Estados Miembros, que numerosísimas personas inocentes han sido condenadas y entrado en prisión por motivos políticos, y que la represión ha aumentado gravísimamente en múltiples facetas en Cuba (asaltos domiciliares por fuerzas combinadas de la Seguridad del Estado, detenciones arbitrarias, violencia policial, expatriaciones forzosas o trata de personas y esclavitud con los trabajadores civiles cubanos en misiones de trabajo en el exterior, entre algunos de los muchos ámbitos de derechos humanos que en Cuba han empeorado);
  • Que, a la vista de los datos, no ha existido avance global reseñable en materia de derechos humanos con respecto a los referidos artículos del ADPC con Cuba y resoluciones europeas;
  • Que los diplomáticos de la Unión Europea tienen la capacidad profesional y técnica, la motivación y la posición de fuerza moral y geopolítica más que sobrada para lograr avances efectivos;
  • Que el gran anclaje en el poder del régimen cubano, y por tanto de la opresión, se basa en la ocultación a la opinión pública internacional de la monstruosa realidad de la isla en el ámbito de los derechos humanos,

ENTENDEMOS:

  • Que los equipos diplomáticos que tienen a cargo llevar a buen término los mencionados mandatos del ADPC y la citada Resolución del Parlamento Europeo, están legitimados para poder exigir cambios sustanciales a sus mandos políticos en el accionar con Cuba que lleven a la marcada y no conseguida efectividad con los mecanismos puestos en marcha hasta la fecha;
  • Que el efecto del accionar en su conjunto a través de la estrategia política desarrollada hasta la fecha por la Unión Europea, así como el respaldo al régimen con las visitas y declaraciones de la Sra. Mogherini, D. Pedro Sánchez y otras, aún presumiéndolos ejecutados con las mejores intenciones, han resultado claramente contraproducentes en materia de derechos humanos en Cuba, a la vista de los hechos, pero mucho más aún con respecto a los objetivos marcados;

Por todo ello, SOLICITAMOS QUE LA UNIÓN EUROPEA:

  1. Considere alinearse en mucha mayor medida, con respecto a Cuba y en particular también en el caso de la detención de D. José Daniel Ferrer y sus tres compañeros activistas, con las organizaciones que velan por los derechos humanos a nivel regional, como la Organización de Estados Americanos o la Comisión Inter-Americana de Derechos Humanos, así como con las Naciones Unidas.
  2. Deje patente al régimen de la isla a través de una primera exposición pública -de cuantas se necesiten-, rotunda y clara, el efecto negativo que dará como resultado proseguir por la vía de la represión con su pueblo para su merecido descrédito internacional, toda vez que a nivel global son reconocidos todos los intentos de la Unión Europea por trabajar en ese ámbito de manera constructiva durante años evitando que pueda ser interpretada como una nación de naciones parcial o condicionada pero, hasta un extremo, que ya se hace insostenible para lograr la efectividad marcada por los objetivos en derechos humanos y el ámbito de la actuación que cabe esperar de las naciones que dieran nacimiento a los principios que originaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y posteriormente les llevaran a unirse en una nación de naciones precisamente basando sus principios en la evolución de aquella.
  3. Accione la palanca de dar visibilidad pública, como ya están haciendo las organizaciones regionales de derechos humanos mencionadas y la propia Organización de las Naciones Unidas, a las más graves violaciones de los derechos humanos en Cuba, como en el caso de la detención con allanamiento y violencia con D. José Daniel Ferrer, la figura más visible de la oposición en Cuba, su familia, sus allegados y sus 3 compañeros detenidos y desparecidos aún, o la constante e incesante entrada en prisión de activistas de derechos humanos, periodistas independientes, músicos contestatarios y un sinfín de personas inocentes y pacíficas cuyo único crimen es abogar en contra de imposiciones que violan todos los principios más básicos de los derechos universalmente aceptados del ser humano.

En Madrid, a 31 de octubre de 2019

Share:

Author: Prisoners Defenders

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *